EMO: UNa MOD@ DE VIDA

Escrito por carlosalcaraz 04-06-2008 en General. Comentarios (17)

 

EMO: UNa MOD@ DE VIDA

Por Carlos Alcaraz

 

 

http://carlosalcaraz.blogspot.es/img/emo.jpg 

 

 

Emo: un tema muy platicado últimamente. Cada vez se ven más chavos y chavas que se dejan el fleco cubriéndoles la cara, se visten con ropa skinny y se delinean los ojos, y al mismo tiempo, cada vez se ven más mensajes de gente que dice odiarlos. ¿Por qué? En la actualidad, existen ya tantos que dicen amar al emo, y tantos que dicen odiar a los emo, que sinceramente llama la atención. ¿Está de moda (cualquiera de las dos cosas)? Los antiemo dicen que el emo es una simple moda que pasará, y los emos dicen que el emo no es una moda, sino un modo de vida. ¿Quién tiene razón?

 

Es difícil saber si alguno está en lo correcto, si consideramos que es algo que acaba de surgir. En su momento surgieron los punks, los darketos, los góticos, y otras corrientes que, de la misma forma, la gente rechazó de primera intención. Sin embargo, con los emo pasa algo distinto: no sólo los rechazan por ser diferentes, sino que los odian, los insultan, los golpean y hasta se organizan para “sacarlos de las plazas”. Una vez más… ¿Por qué? Si en este momento, la mayoría de la gente que habla sobre el emo, no sabe qué ES el emo. Sólo los ven como un grupo de chavitos trastornados que se visten raro, se maquillan, se cortan y se quieren suicidar porque odian la vida…

 

Cualquiera que se considere un verdadero emo, sabe que eso NO es ser emo. Tal vez esa idea dan sobre sí mismos, pero con lo que se ve a simple vista no se puede juzgar. En todas las discusiones, si no se sabe de lo que se habla, no puede darse un sólo argumento válido, ni a favor, ni en contra. Y ese es el principal problema. ¿Por qué los odian? ¿Le han hecho algo a alguien? Están juzgando algo que no conocen. Por otra parte… ¿los emo lo conocen? Para todos ellos hubo un momento en que no sabían qué era el emo, escucharon sobre la corriente y decidieron ser parte, tomar ese nombre… y tuvieron que informarse.

 

Si uno se propone informarse sobre este tema, encontrará que no existe una “Biblia del emo” ni nada por el estilo, que diga las cosas como realmente son, que defina la filosofía, el modo de vida del que los emos hablan. Todo lo que hay sobre el emo, son opiniones. Opiniones que, probablemente, hayan pasado de boca en boca. No existen libros ni enciclopedias, por lo que lo único que queda es el Internet. En la red se encuentra bastante información de cómo ser emo, pero la mayoría son sátiras algo ofensivas que describen los pasos que, irónicamente, muchos siguen. Hay blogs, webs dedicadas al tema, reportajes, o foros, pero lo más común, es contactar con algún emo que te explique la corriente.

 

De todas estas fuentes, se pueden encontrar cosas en común: el término “emo” proviene de un género musical de los 80’s, conocido como emotional core o emocore, que se caracterizaba por la carga emocional contenida en su música, tanto en las letras, como en los arreglos y la interpretación del vocalista. Proveniente de esto, la ideología emo consiste en vivir de acuerdo a sus emociones, expresarlas sin miedo y dejar que todo lo que sienten los llene por completo con esa fuerte carga emocional. Son pacíficos y ecologistas, muchas veces tímidos y callados, detestan lo superficial, la discriminación y la represión de la identidad, así como a la sociedad viciosa en que vivimos.

 

En cuanto a cómo se visten, suelen usar ropa ajustada (pantalones entubados, playeras pequeñas) de colores oscuros, muchas veces contrastados, (ya sea en cuadros o con rayas) con colores como el rosa y el morado. Visten tenis tipo converse o vans y accesorios como piercings, moños, lentes de pasta o pulseras con motivos de calaveras y otras cosas. Es característico de ellos dejarse un fleco (casi siempre de lado) que les cubra parte de la cara, y delinearse los ojos o pintarse las uñas de colores oscuros. De aficiones, suelen entretenerse en medios como el Messenger y algún fotolog, y dentro de ellos su estilo se caracteriza por contener imágenes en colores oscuros que hablen de tristeza, depresión o penas de amor. Además buscan siempre escuchar música emocore.

 

Estas cosas son las que todos los emo tienen en común. Fuera de eso, hay cosas que se asocian con la corriente que son decisión de cada uno. Un afán romántico por el suicidio, el cortarse el cuerpo, odiar su vida, odiar a todo el mundo, ser egocéntrico, creerse mucho, ser egoísta o las tendencias sexuales que manifiesten, depende de cada persona, y no tiene que ver con ser o no ser emo. Algo que sucede es que muchos de los que se consideran verdaderos emos, suelen criticar a quienes llaman “posers”, porque sólo utilizan la misma moda que ellos, sin conocer su filosofía. Por esta razón, los que recién entran a la corriente, buscan tomar actitudes que la comunidad acepte como parte de ella, y muchas veces, son actitudes de las antes mencionadas (y que irónicamente, no tienen que ver con la corriente).

 

Hay que reconocer que entre la misma comunidad, existe un desacuerdo constante de cuál es la verdadera filosofía, cuál es la diferencia entre ser verdaderamente emo y ser poser, e inclusive cuál música es emo y cuál no. El emo como corriente, tiene pocos años de haber comenzado, y en la actualidad se ha popularizado entre los jóvenes. Por esto mismo, sólo existen jóvenes emo (entre 12 y 21 años). Es imposible no recalcar que es una edad en dónde todos estamos en proceso de encontrar nuestra identidad, definirnos a nosotros mismos y pertenecer a algún grupo. Puede verse cómo cada vez son más los que se unen a esta corriente, ya sea porque llama la atención la manera de ser, de vestirse, o el concepto que involucra el estilo.

 

¿Porqué hay grupos musicales que parecen emo, sin serlo? Kudai, My chemical romance, Fall out boy, Panic! at the disco, entre otros… su música no tiene nada que ver con el emocore, sin embargo, se visten igual y tienen tendencias de estilo muy parecidas. Hay que aceptarlo, la respuesta a eso es porque el estilo que todos asocian con lo emo, está de moda.

 

Por otra parte, están los llamados “anti emo”. Esa gente que dice: “son unos niñitas deprimidos y patéticos, que se quieren suicidar y no dejan de quejarse y de llorar todo el día”. Ellos se organizan por Internet para golpearlos y sacarlos de las plazas porque es desagradable que estén ahí. Son los que no quieren que se esparza la corriente, sosteniendo que es una completa tontería vivir llorando de todo y querer suicidarse por cualquier cosa. Ellos odian a los emo.

 

Sin embargo, casi ninguno de ellos sabe qué es realmente el emo. Es normal, claro, cuando lo único que se escucha por todos lados es “emo = suicidio y depresión”. O juzgan por la apariencia. No les gusta como se pintan, como se visten, como actúan, y por eso los odian. Es cómo criticar a cualquier otra persona por lo mismo. “No me gusta que uses esa ropa, que te pintes así ni que seas tan así, por eso voy a golpearte y a juntar más gente a la que tampoco le parezca como eres, para que entre todos te odiemos”. Suena ridículo ¿no? No es más que intolerancia y discriminación, o rechazo inmediato a algo que es diferente. Actitudes humanas.

 

A pesar de esas actitudes, hay cosas rescatables de lo que ellos sostienen. El emo es una corriente que hoy en día se asocia con la depresión y el suicidio (aunque no sea necesariamente así), lo cual es un mensaje negativo que ha ido popularizándose. Los antiemo (en parte) no quieren que esa onda crezca y se haga común, pues no es algo para nada positivo. ¿Qué puede tener de bueno vivir siempre deprimido y retraído, antisocial y quejumbroso? La vida es para disfrutarse, y los jóvenes están cambiando su manera de verlo para ser parte de una corriente que aparentemente les exige ser depresivos. Es cierto, los emo odian lo viciosa que se ha vuelto la sociedad, pero eso los mantiene tristes, en lugar de retarlos a hacer algo.

 

Si bien los emos pueden ser inmaduros como individuos, es algo normal, pues son niños, adolescentes y jóvenes, y todo el mundo, sea emo o no, es de esa manera a esa edad. Pero los antiemo no se quedan atrás. También son jóvenes (muchos de ellos), y lamentablemente son un ejemplo de intolerancia e inmadurez, pues lo que hacen cómo “movimiento”, es criticar la vida de personas que no conocen a partir de juicios que se hacen de cosas que escuchan o que ven, o que rechazan por su mentalidad cerrada. Y así, los emos son presas fáciles para la gente que necesita descargar sus propios traumas en alguien, porque son pacíficos.


Cómo en todo, el emo tiene tanto aspectos positivos como negativos. Es una corriente que alienta al ser humano a no ser frío y sólo racional, sino que haga caso de sus emociones y las exprese sin miedo. Es algo que habla de ser libre y no vivir reprimido por una sociedad machista. Está en desacuerdo con los vicios, la discriminación, la represión, la superficialidad que cada vez más nos consume. Sin embargo, se está degenerando el concepto de eso. Han asociado su corriente con depresión y suicidio, con una moda de egocentrismo, que esparce un mensaje negativo que está abarcando a la juventud.

 

Sin embargo, siempre debe de existir la tolerancia y la aceptación, pues el ser diferentes es lo que hace interesante a la sociedad. Que cada ser humano sea único, como haya decidido ser. ¿Por qué odiar al que es diferente? Criticar a alguien hasta el punto de odiarlo es darle demasiada importancia. Es su vida, y cada quien decide que hacer con su vida. Si uno decide molestarse porque alguien se viste de tal forma, es su problema. El que sufre y el que tiene un problema, es el que decide molestarse por ello. Pero dejar que eso te controle y decidir ir a golpearlo o decirle cosas, es caer en esa falta de razón que provoca todos los conflictos. Después de todo, todos somos humanos.

 

Ahora, ¿se necesita vestir de un modo para saber expresar nuestras emociones? ¿Se necesita decir que se es emo y usar un fleco? Los jóvenes buscamos ser diferentes, únicos, auténticos. Al principio, ser emo lo era… ahora es muy común. Nuestra naturaleza se divide en dos: emocional y racional, y cuando se abandona una de ellas, esa naturaleza se vuelve viciosa. La virtud es saber equilibrar estas dos partes que todos tenemos. Si el emo es uno de los extremos, entonces ¿qué tan bueno es ser emo? Tú decides. Todos tenemos la libertad de ser lo que queramos, de definirnos a nosotros mismos. Pero pensemos en nosotros, qué es lo que queremos ser, qué es lo que realmente nos hace felices. Y sobre todo, hay que saber respetarlo, tanto en nosotros, como en los demás.

 

Es importante saber formarse opiniones. Ojala quién haya leído esto pueda decir “mi opinión sobre el emo es ésta…” y pueda tomar una decisión sobre como ver a la corriente, o en todo caso, lo deje por la paz.

 

 

 

Fuentes:

 

1. Wikipedia (2008)

 “Emo” (http://es.wikipedia.org/wiki/Emo)

Visitado el 10 de febrero de 2008

 

2. Andi Radin (2007). What the heck *is* emo anyway?.

http://www.fourfa.com/

Visitado el 10 de febrero de 2008

 

3. Emo Punk Site (2007, junio 10) ¿Qué significa ser un emo?. Foro de discusión:

http://emopunksite.uni.cc/foro/index.php/topic,99.45.html

Visitado el 10 de febrero de 2008

 

4. Colombia aprende (2007, 7 de mayo)

¿Qué es ser emo?

http://www.colombiaaprende.edu.co/html/estudiantes/1599/article-124498.html

Visitado el 10 de febrero de 2008

 

5. Alababarada. (2007, 1 de mayo) Como ser emo en 10 pasos

http://www.alababarada.com/?p=536

Visitado el 10 de febrero de 2008

 

6. Angelux (2007, marzo 27). Ser un Emo-punk en 5 pasos.

http://www.angelux.net/2007/03/27/manual-ser-un-emo-punk-en-5-pasos.html?cp=115

Visitado el 10 de febrero de 2008

 

7. Canal 11 Noticias (2007, 30 de octubre). ¿Qué es un emo?.

Reportaje encontrado en Youtube:

http://www.youtube.com/watch?v=0IvA0SNsFzo&feature=related

Visitado el 10 de febrero de 2008

 

8. Radio Cristiandad (2006, noviembre 29).

Tribus Urbanas: Los Emo-Core

http://radiocristiandad.wordpress.com/2006/11/29/tribu-urbanas-los-emo-core/

Visitado el 10 de febrero de 2008

 

9. How to dress emo (2003, febrero 3)

http://www.geocities.com/howtodressemo/

Visitado el 9 de marzo de 2008